Timoteo y su granja de hormigas

Timoteo y su granja de hormigas

Pablo Gonzalez es un músico comodorense, que forma parte de la banda “Los hijos del tío Tito”. Según él, su otro yo es Timoteo. En su proyecto artístico actual, junto a sus hormigas, Timoteo despliega sus sentimientos disfrazados de música, o más bien, adornados con ella.

En su presente, en el que forma Timoteo, Pablo busca la expresión  sentimental y el sonido como idea. Su futuro es casi como el presente, hacer y expresar lo que siente en el momento.  Por eso busca salir de la música estructurada y dejar fluir lo sensitivo.

¿Por qué el nombre “Timoteo y su granja de hormigas”?

Un día aproximadamente hace 1 año, cuando nos fuimos a el  Bolsón, la novia de mi cuñado pronuncia el nombre Timoteo en una charla y  me llamó mucho  la atención, así que  desde ahí lo adquirí pensando en que podía  ser el nombre de lo que venía proyectando.

Pensé en las hormigas porque son esos personajes que están ahí, pero no se ven en el vivo, ya que en vivo toco con pistas y loops .Lo que más me asombró fue que unos meses después  me puse a buscar el significado del nombre Timoteo, y encontré  que Timoteo en la biblia es el otro yo del apóstol Pablo, entonces sentí  una señal que  reafirmó lo que pensaba en cuanto a la elección del nombre.

¿Cómo se te ocurre empezar a hacer música solista?

Siempre me gusto componer, en Los Hijos del Tío Tito ya lo venía haciendo. Y como en los hijos se nos empezaron a complicar  los horarios, y llegó un momento en el que nos habíamos comenzado  a estresar,  decidimos tomarnos un tiempo. Más que nada porque no está bueno cuando te estresas haciendo algo que te gusta, está bueno bajar un cambio, así que lo hablamos con Fabio mi hermano y decidimos eso.

Entonces desde ahí  como soy una persona que no puedo quedarme tranquilo ni un momento, arranque con Timoteo. El disco lo grabe en dos meses, así que creo que era algo que necesitaba salir de mí. Lo venía planeando internamente quizás, hasta sin saberlo, porque solo tenía el nombre y una canción compuesta al principio.

¿El CD donde se puede conseguir?

El disco por ahora lo estoy vendiendo yo por Facebook o boca a boca, va a estar  también en la Vela Maya. Pero voy tranquilo porque  hice las copias que pude, así que al disco  lo vendo a lo que es el costo para poder seguir produciendo y pedir más copias.

Igual se puede escuchar en youtube completo, junto a los videos de las tocatas en vivo.

¿Tu acercamiento a la música como arranca?

La música siempre estuvo en el ambiente, solamente que explotó a los 16 más o menos. Hasta esa edad no tocaba ningún instrumento y tampoco cantaba, no fui alguien que empezó desde temprana edad a tocar. Mi viejo siempre estuvo muy metido en el palo del rock, entonces escuchaba muchísima música desde chico, todo lo que es rock, como Los Redondos, y  todas aquellas bandas que sonaban en el bs as rock del 72 y 82 porque teníamos los videos.

A los 16, más o menos, me di cuenta que con la guitarra podía llegar a sacar canciones de grandes bandas que me gustaban en ese momento. Así que ese  fue el comienzo del comienzo.

A Fabio, mi hermano, le habían regalado una guitarra para su cumpleaños, y como no la usaba se la pedí prestada. Comencé a juntarme con un chabón que tocaba muy bien la guitarra, y él  me empezó a pasar algunos punteos. Ahí me di cuenta que  estaba buenísimo.

Al principio no me dedique a estudiar formalmente, hasta que me di cuenta que estaba estudiando algo que no era lo mío en la universidad. De un día para el otro  decidí cambiarme al Instituto de Arte a estudiar el Profesorado de Música.  La verdad es que cuando empecé en el Instituto no fue porque pensaba en ser profesor de música, que es de lo que trabajo ahora, sino que lo hacía en aquel momento sólo para que lo que aprendiera día a día, me ayudara componer.

¿Qué influencias notas que tenes incorporadas en lo que compones?

Este proyecto es  totalmente sentimental, sólo busca expresarse. No busca un sonido que suene wow, sino, el sonido para transmitir una  idea, es más conceptual.
Todo se resume en sentir, escribir y grabarlo.

Gracias a Dios pudimos junto a mi hermano después de mucho tiempo armarnos una pequeña sala de grabación a la que llamamos “Agua en la luna”, para poder realizar  todo ahí.

¿Proyectas a futuro con Timoteo?

Seguir  sintiendo, ese es el futuro. El futuro es como el presente casi, es hacer lo que siento en el momento. Trato de ser más espontaneo, las fechas en las que toqué fueron cosas que surgieron ahí en el momento, no fue algo muy preparado.

Pero si, la idea principal  es seguir grabando y seguir escribiendo.  Ahora ya estoy pensando en lo que es el segundo disco, el cual ya comencé a grabar. Y mientras la idea es seguir presentando el primero y tocando.

Ah, vas a full digamos…

Si, a full pero más tranquilo en realidad. El primero lo grabe muy limado, fueron muchas horas de grabación. En el segundo tampoco quiero quedarme atrás, pero eso es un tira y afloje  conmigo mismo. Hay días que hago mucho y otros que hago re poco, pero bueno trato de equilibrarlo.

Del segundo disco estoy formando las ideas, estoy pensando en lo que va a hacer la tapa, no pienso solo en lo que va a ser la parte musical, me gusta mucho  la artística también, desde la fotografía y la ilustración. En cuanto a las canciones ya las comencé a grabar pero  todavía no se  bien cuantas van a ser las que grabe.

¿En qué genero te sitúas?

A Timoteo ahora no sé dónde situarlo (risas). No sé capaz por la idea, va un poco por lo indie. Ese sonido más de garaje, más relajado, más crudo, o un sonido buscando otra textura, por ejemplo no uso bajo por ahora. No sé si el indie tendrá que ver algo con eso, ahora que lo pienso (risas). Por eso no sé dónde situarlo, es lo que me sale. Eso es lo que intento mostrar, que pueda ser de muchos géneros o de ninguno. El que lo escucha lo puede situar donde guste, escuchando cada canción. Eso es divertido.

¿Tenes algún tipo de proceso de producción o es como te sale?

Eso no tiene esquema, hay canciones que a veces  salen muy rápido y hay otras que tardan dos o tres meses en salir. A veces se me ocurre una melodía y la grabo en el celu, porque en algún momento va a servir. Cada cosa tiene su momento, de repente se me ocurre algo y trato de llevarlo a lo que veo que puede andar o combinar, con alguna letra o melodía, o melodía con letra. Es una conexión que no tiene lógica, a veces sale algo nuevo y la conecto con otras cosas de hace mucho tiempo atrás.

Si pudieras quitarle o agregarle algo a Comodoro, ¿qué seria y por qué?

Creo que comodoro ha  crecido  mucho culturalmente, solo le agregaría un poco más del apoyo de la gente a las movidas alternativas no solo en lo musical, también en lo teatral. Hay cosas muy buenas, hay cada vez más espacios  para tocar y muchísima gente que están haciendo cosas nuevas, nuevas para comodoro, que eso está buenísimo.

Entonces en base a eso lo que noto es que hay varios circuitos en la ciudad y el circuito alternativo es el que menos apoyo tiene, personalmente me gusta ir a ver las bandas que traen propuestas diferentes o alternativas, para apoyar. Y viéndolo desde otro lado creo que es algo que con el tiempo va a cambiar, hace  aproximadamente 15 años atrás los lugares no te permitían tocar temas tuyos si no tocabas algún cover. Ahora se ven muchísimas bandas apostando a sus composiciones y a su material propio, que ya tienen su gente que los siguen. Así que cada cosa a su tiempo.